Lamentablemente el cáncer es una de las enfermedades más comunes en el mundo. Cuando se diagnostica esta enfermedad en un paciente, impacta radicalmente su vida y la vida de las personas que le rodean.

Los pacientes oncológicos son sometidos a procedimientos que le suponen una alteración estética importante. Pensar en tratamientos estéticos en estos momentos no es algo arbitrario, ya que realmente la autoestima de los pacientes se ve menos afectada si su imagen cambia lo menos posible durante el proceso de su enfermedad.

Acudir a un centro de estética puede ayudar a realizar una preparación previa de la piel para reducir los efectos secundarios cutáneos propios de los tratamientos oncológicos. Las alteraciones cutáneas más frecuentes relacionadas con la quimioterapia son la  sensibilidad a la radiación solar, sequedad extrema, aparición de hiperpigmentaciones, irritación, palidez y alteración en cabello y uñas.

Es por ello que desde el Centro Natalia Pagán queremos comentarte qué aspectos tener en cuenta previo, durante y post una quimioterapia.

Antes de comenzar la quimioterapia algunos cuidados estéticos que se pueden llevar a cabo son los tratamientos hidratantes, nutritivos y oxigenantes para la piel, nutrir e hidratar profundamente las uñas y realizar micropigmentación, estos cuidados deben hacerse siempre con un mínimo de un mes antelación.

Ya una vez comenzado el tratamiento oncológico se puede hacer un análisis de la piel para tratar el rostro con productos específicos que ayuden a mantenerla bien hidratada. Es importante en esta etapa usar factor de protección solar elevado, tratar en este período de mantener las uñas siempre cortas, hacer una limpieza del rostro dos veces al día y por supuesto nutrir profundamente toda la piel del cuerpo. En nuestro centro ofrecemos las Cremas ONC Dermology, sus ingredientes activos naturales poseen beneficios especiales para pieles sometidas a tratamientos agresivos. Ayudan a restablecer el tejido cutáneo, en procesos irritativos reducen la inflamación, desarrollan una potente acción vasoprotectora y refuerzan la función barrera y de defensa natural de la piel en profundidad.

Finalizada la quimioterapia y una vez eliminada la toxicidad, se puede realizar cualquier tratamiento en cabina siguiendo las indicaciones de los especialistas y siempre y cuando la piel esté normalizada. Es recomendable realizar un nuevo análisis de piel para adaptar los cosméticos a las nuevas necesidades.

Ante cualquier inquietud no dudéis en consultarnos.