Es tiempo de volver al trabajo y sabemos muy bien que eso significa estar sentado varias horas frente al ordenador, sentado con actividades que requieren de posturas que si las mantenemos por mucho tiempo, terminan repercutiendo en nuestra salud.

Habitualmente hablamos de buenas y malas posturas. Es importante saber que nuestro cuerpo nos pide estar en actividad, y cualquier postura por muy buena que sea no debe mantenerse por tiempo prolongado.

Comprender esto nos ayuda a buscar formas de prevenir posibles dolores, sobre todo los relacionados con nuestra zona lumbar, que son los más frecuentes en todo el mundo. Y esto no es un tema menor, ya que  la espalda sostiene nuestro cuerpo, permite su andar y contribuye a mantener estable el centro de gravedad tanto en reposo como en movimiento.

¿Cómo podemos prevenir sufrir de dolor de espalda en nuestro trabajo?

  • Reduce el tiempo en el que permaneces en la misma postura: prueba mantenerte en movimiento cada tanto, intenta parar cada media hora y estira tu cuerpo.
  • Practica algunos ejercicios: si no eres fan de los deportes, unos mínimos ejercicios diarios pueden ayudarte, si tienes unas escaleras cerca, sube y baja algunos escalones, moviliza tus articulaciones.
  • Cambia las tareas repetitivas: alterna las tareas que requieren de mayor esfuerzo físico con otras menos exigentes.
  • Acondiciona tu espacio de trabajo: en la medida que sea posible organiza tu entorno para evitar las malas posturas, usa sillas adecuadas, utiliza buena iluminación, mantén cerca los objetos que requieras con mayor frecuencia.
  • Mantén un buen clima laboral: evita sufrir episodios de estrés, que te mantienen excesivamente tensionado.

El dolor de espalda puede ser desde una pequeña molestia hasta un dolor punzante. Además de todas nuestras recomendaciones, acudir puntualmente a nuestras sesiones de andulación te ayudará a prevenir dolencias o paliar las actuales.

No dejemos que se convierta en algo crónico, ante todo prioricemos nuestro bienestar corporal.